Signos de problemas de Ansiedad en la Infancia

Hola querid@ lector/a Bienvenido a tu blog de Psicología y Bienestar Emocional.

En esta entrada queremos hacerte llegar consejos muy útiles para poder diferenciar la ansiedad normal, propia del desarrollo en la infancia, de la ansiedad patológica, es decir, esa ansiedad que supone un verdadero problema para nuestro hij@ y le bloquea, perdiendo por completo su función evolutiva.

Signos de Alarma

A continuación te muestro un listado de comportamientos a los que deberemos atender si los observamos en nuestros hij@s.

Entre los 0 y 2 añitos:

  • Resistencia excesiva al ser separado de sus figuras de apego
  • Nerviosismo y miedos excesivos
  • Cambios frecuentes en el llanto, humor y alimentación.
  • Comportamiento apático, taciturno, aislado, inestable, berrinchoso.

Entre los 3 y 5 añitos:

  • Tristeza crónica
  • Conductas autodestructivas (golpearse a si mismo)
  • Inhibido socialmente
  • Excesivo apego físico y dependencia de las figuras de apego.
  • Miedo a estar solo.

Entre los 6 y 12 años:

  • Somatizaciones frecuentes («me duele la tripa», «me duele la cabeza»…el dolor es real pero no hay causa médica).
  • Baja autoestima (observamos que el peque se valora poco a sí mismo, verbaliza en exceso «no puedo», se inhibe cuando hay un reto incluso si es divertido).
  • Cambios de rutina escolar (deja de interesarse por los deberes, no quiere ir al colegios…)
  • Disminución del rendimiento escolar.
  • Estado de ánimo variable (observas que sus emociones cambian drásticamente sin motivo externo, y si lo hay es excesiva la respuesta que da) y conductas autodestructivas.
  • Excesiva preocupación por el entorno y tristeza crónica.

Adolescencia (13 a 21 años):

  • Conductas autodestructivas y de alto riesgo (consumo de drogas, promiscuidad relaciones sexuales…)
  • Disminuye el rendimiento académico y ausencias escolares.
  • Tristeza y preocupación excesivas.
  • Baja autoestima.
  • Cambios en la rutina del hogar y la escuela.
  • Aislamiento social y cambios frecuentes de humor.

¿A qué edad se inician los trastornos de ansiedad?

Muchos trastornos de Ansiedad se inician en la infancia. Para la salud del menor es muy importante detectarlos y poder intervenir pronto para que pueda volver a sentirse bien y así garantizar un desarrollo afectivo, sociales y psíquico normal, y promover su felicidad.

Sino se trata el problema persiste y se agrava, esto tendrá implicaciones serias en su adolescencia y en su vida adulta.

¿Qué Trastornos de Ansiedad aparecen en la infancia?

Mutismo Selectivo: se trata de un trastorno poco frecuente (en torno al 1% de la población). Su edad de inicio oscila entre los 2 (sí sólo 2 años) y 5 años. Se suele reconocer y diagnosticar en el inicio de primaria (entre 5 o 6 años).

Se trata de un trastorno de ansiedad de la etapa infantil, caracterizado por la ausencia total de discurso en al menos una situación específica durante al menos un mes, a pesar de que el niño posea la capacidad de hablar en otras situaciones. 

El Mutismo Selectivo afecta al desarrollo social, cognitivo y académico del menor. La ansiedad social es muy marcada y eso les impide hablar delante de otras personas que no sean de su «círculo de confianza» (padres y hermanos). En el plano académico resulta complicado evaluar sus conocimientos, pues en sí mismo la prueba o el examen (aunque sea escrito) reactiva su ansiedad social, temen qué pensara su profesor de su rendimiento.

Ansiedad por separación: implica un malestar significativo y recurrente cuando el menor se va a separar de las figuras de mayor apego, le preocupa que le pase algo malo a éste, tiene resistencia a salir lejos de casa o al colegio por miedo a esa separación. Tampoco puede dormir fuera de casa y le cuesta quedarse dormido solo. Toda esta sobre activación se puede expresar en quejas somáticas. La edad de inicio está entorno a los 6 años. La angustia no es puntual, sino que el menor la expresa de manera continua durante al menos 1 mes.

Fobia Específica: el menor presenta una emoción de miedo intensa ante estímulos o situaciones concretas. El miedo o la ansiedad que expresa es excesiva al peligro real, por tanto trata de evitarlo constantemente y con una intensa carga emocional. El miedo o la ansiedad en la infancia se puede expresar con llanto, enfado y rabietas. Esa necesidad de evitación causa un malestar significativo en el menor y es persistente.

Ansiedad Generalizada: el menor presenta ansiedad y preocupación excesiva en relación a su actividad escolar, compañeros, relación con sus padres, etc. Es común observar en el menor inquietud o nerviosismo, tiene dificultad para gestionar sus preocupaciones, presenta dificultad para concentrarse o se le queda la mente en blanco, tensión muscular, dificultad para dormirse o sueño inquieto…La presencia de este problema de ansiedad genera un problema significativo en el desarrollo normal de la rutina del menor.

Ataque de Pánicoel ataque de pánico es una sensación de malestar muy intenso que suele alcanzar su máximo «esplendor» entre 5 o 10 minutos. La persona que lo padece sufre un terror intenso por las sensaciones físicas (taquicardias, sudoración, hiperventilación…) y/o los pensamientos que aparecen en ese instante. El niño tratará de evitar cualquier situación que le recuerde el ataque de pánico por miedo de volver a sufrirlo, y este puede ser el motivo por el que no quiera ir al cole, salir al parque, quedar con un amigo…

Resultado de imagen de psicologia infantil

¿Cómo podemos ayudarle?

En primer lugar si observas que el malestar persiste pasado un mes, su reacción emocional es excesivamente intensa en relación a la situación, y además esto interfiere en el desarrollo normal de su vida cotidiana, por ejemplo: no quiere ir al cole, está más inhibido, juega menos, ha bajado las notas, se frustra con más facilidad o tiene cambios de humor muy bruscos, es importante que lo comentes con tu pediatra.

Los niños pasan mucho tiempo en el colegio, por lo que mi segundo consejo es que hables con el tutor/a explicarle que te preocupan determinados comportamientos y que te gustaría que le observasen para saber si también ha habido cambios en su conducta o en su forma de expresar las emociones en el centro educativo.

Consulta a un psicólogo especializado en el mundo infanto-juvenil, es mejor ser precavido y prevenir, pues el problema se suele resolver bastante más rápido. Cuando los problemas de ansiedad se instalan en la rutina de nuestros hijos, les impide hacer las cosas bien y disfrutando es muy importante realizar una valoración psicológica y realizar la intervención para que la familia y el menor pueda volver a un equilibrio y siga creciendo sano. En este caso la intervención suele durar varios meses, y merece la pena el buen resultado!

Descubre el papel de la Ansiedad en el desarrollo infantil

Hola compañer@s bienvenidos a una nueva entrada de nuestro blog Psicologia y Bienestar Emocional. Hoy nos vamos a detener en un tema de gran actualidad, la Ansiedad en la Infancia

El ritmo de nuestra sociedad no sólo afecta a los adultos, los más pequeños se ven sobrecargados con jornadas «laborales» de 8 a 10 horas si sumamos el tiempo que están en el colegio, deberes y extraescolares, además de sus propias responsabilidades. Al final se quedan sin tiempo para una actividad vital para su desarrollo, que les ayuda a liberar tensión y crear nuevas conexiones neuronales ricas en experiencias divertidas, esa actividad de llama: ¡JUGAR!

Los padres trabajamos más horas fuera de casa, entre otras cosas debido al cambio de paradigma laboral. 
En esta entrada vamos a hablar sobre qué es la Ansiedad normal, propia del crecimiento y desarrollo psicoafectivo y cómo diferenciar que tu hijo empieza a tener un problema con esta emoción, por último finalizaremos con unas pautas para poder ayudarle
1. La Ansiedad y su papel en el desarrollo de la infancia.

La Ansiedad es una emoción universal, según nacemos ahí está, es parte de nosotros, por lo que es muy importante aprender a convivir con ella, comprenderla y no tratar de taparla que es a lo que nos enseña nuestra sociedad. Es importante gestionarla!

Como iba diciendo, es una emoción básica, todos la experimentamos y de pequeños la necesitamos para poder desarrollar habilidades y aprender a gestionarla. Sin Ansiedad «seríamos un cacho de carne con ojos», seríamos presa fácil para cualquier depredador.

Ya sabes que esta emoción aparece como respuesta normal a un peligro. Ponte en el lugar en un bebé que acaba de nacer, cuando salimos del vientre calentito de mamá y nos empezamos a exponer a tantas cosas desconocidas como el propio aire, la luz, una sábana, voces, nuevos ruidos…Todo esto son estímulos extraños que incomodan al pequeño y le crean angustia, hasta que su mamá le coge y le protege.

Por tanto, siendo un poco «vastos» digamos que cuando nacemos lo hacemos con con «un pan bajo el brazo» y bajo el otro «una dosis de ansiedad». Pero es normal, el cuerpo debe reaccionar para interaccionar con el entorno y saber si es o no peligroso.

A medida que vamos creciendo vamos «subiendo de nivel», como en los video juegos, adquirimos nuevas habilidades: escuchar, sonreír, empatizar, el lenguaje, llorar, la rabieta, comprender que si me tapan el chupete sigue estando ahí…
Resultado de imagen de ansiedad infantil

2. La edad y su relación con la Ansiedad

A continuación resumimos brevemente, a qué teme el ser humano en función de la edad.
  • De 0 a 6 meses: hemos estado 9 meses calentitos, sin ruido y en oscuridad desarrollando nuestro cuerpo y nuestro cerebro. Cuando salimos del útero materno el entorno cambia, esto hace que sintamos cierta ansiedad ante los ruidos fuertes. 
    Nuestra base de seguridad es nuestra figura de apego, de manera que es posible que el bebé también exprese ansiedad ante los extraños o sentir la pérdida de sobreprotección.
  • De 6 meses a 1 año: con esta edad el bebé ya ha empezado a explorar su entorno, tiene la  capacidad de reptar, gatear, moverse por sí mismo de un sitio a otro, puede que también haya comenzado a andar o esta haciendo sus «primero pinitos» para lograrlo. El terreno por el que nos movemos no es llano, tiene desniveles y obstáculos, ¿cierto?. Pues fíjate que sabia es la naturaleza que en este momento el bebe va a desarrollar Ansiedad frente alturas importantes y/o profundas. La angustia al separarse de su figura de apego continúa, es normal pues esa persona es quien le da seguridad y confianza.
  • De 1 a 2 años: los peques han dado un cambio alucinante, se sienten más seguros de su capacidad para moverse y para cambiar de sitio las cosas, trastean abriendo cajones, escondiendo cosas….(si eres padre ya sabes de lo que te hablo jajaja) experimentan metiendo las migas de magdalena en el agua o tirando el vaso lleno de agua al suelo sin avisar, son científicos en potencia! Les encanta jugar con las cosas de su entorno, pero los acontecimientos que están fuera de su control como por ejemplo las olas del mar o las tormentas, les suele generar ansiedad. Por otro lado, al ser más mayores también son más conscientes de los ruidos y nuevos acontecimientos que les rodea.
  • De 2 a 4 años: los niños suelen estar ansiosos a menudo a la idea de tener que tocar un animal o al ver la sangre.
  • De 4 a 6 años: comienzan a sentir ansiedad ante situaciones de incertidumbre como la oscuridad, por eso dicen que temen a los monstruos, es su manera de dar forma a algo que le crea ansiedad. Por ejemplo, en esta etapa es muy normal que nuestro peque empiece a tener problemas para dormir solo. Aunque lleve durmiendo solo en su habitación desde los 6 meses, el año, el año y medio…(la edad que hayan considerado sus padres apropiada) y no haya. Esta pequeña «regresión» se debe a su evolución, cuanto más mayores son más habilidades cognitivas desarrollan, son más conscientes de peligros y cosas que se escapan a su control, pero les falta el lenguaje para poder expresarlo. Te recomiendo que le invites a dibujar aquello que le asusta.  

         También puede sentir ansiedad cuando van al médico o cuando va a cambiar algo en su cuerpo (cortarse el                   pelo).

  • Entre 6 y 12 años: entramos en una nueva etapa, ya son más «mayorcitos» y se empiezan a dar cuenta de que otros niños pueden hacer las cosas mejor que él (leen mejor, se les da mejor las mates, mete más goles…) en el fondo a un temor por ser  juzgado por sus semejantes. Aquí compañeros aparecen miedos que a ti como adulto también te suenan, el miedo al fracaso, el niño empieza a preocuparse o a anticipar acontecimientos negativos. Por tanto, es muy importante crear estrategias y aprender a convivir con estos sentimientos, no temas porque tu hijo se equivoque eso le enseñará a seguir creciendo y tu eres su guía (ya tiene mucho de su parte).
  • De 12 a 18 años (tierna adolescencia): ¿recordáis vuestro deseo irrefrenable por ser uno más? por no destacar, pasar desapercibido, o quizá ¿eras de los que necesitaban diferenciarse y sentirse oveja negra?. A partir de los 12 años seguimos teniendo ansiedady nos preocupa la opiniónde los demás pero ahora se suma el sexo opuesto, «esas extrañas criaturas que son de mi misma raza pero de otro mundo que a veces odio y a veces adoro…»
3. ¿Cómo podemos ayudar a nuestros hijos?
1. Hablar con tu niño desde el cariño y el respeto, no infravalores, ni pongas le pongas en evidencia por sus temores. Eso solo hará que se sienta peor consigo mismo y aún más incomprendido. Su sistema nervioso se descompensara aun más.
2. Normalizar: es decir desde la comprensión, dando espacio a su miedo y entendiendo lo que significa para él podemos ayudarle a normalizarlo para que vea que no es el único, pero normalizar no es minimizar el problema o quitarle importancia. Podemos hablar de un miedo que hemos tenido con su edad, como nos sentíamos y que hacíamos. 
3. Buscar juntos una solución, pero tú no la propongas. Puedes coger algún dibujo o recorte de su personaje de acción o de dibujos favorito. Se lo muestra y le preguntas ¿qué crees que haría spiderman si tuviese miedo a 
meterse en ascensor? ¿que se te ocurre que podríamos decirle para que la próxima vez para que esté un poco mejor cuando entre al ascensor?

De esta forma la carga emocional del menor baja, se relaja y al proyectar su problema en un personaje de ficción que le gusta conseguimos varias cosas:   

     1.Su sistema nervioso se relaja.Resultado de imagen de infancia
     2.Llevamos su atención hacia algo 
     placentero y divertido.
     3. La creatividad se pone en marcha y 
     busca soluciones.

Esto no es una receta mágica, son pautas que 
te tocará repetir una y otra vez, ejercicios que 
repetirás varias veces hasta que tu hijo pueda 
superar esta fase y en unos meses o al año 
siguiente te tocará ayudarle en otra

Ten en cuenta que tu eres su modelo de referencia lo que tu le digas, tus palabras tendrán un efecto muy reconfortante o muy caótico en su mente. Es importante que sigas los consejos que te marco a pie de la letra.

Muchas gracias por tu tiempo. Espero que te haya gustado. Si es así comenta y comparte. Nos vemos en la red.

¿Ataque de pánico o Ataque cardíaco?

Hola compañeros!
En esta nueva entrada vamos a hablar de las diferencias entre un ataque de pánico y un ataque cardíaco.
Si lo prefieres puedes verlo en vídeo
En la actualidad muchas personas acuden aterradas a su servicio de urgencias con la certeza de que están sufriendo un infarto al corazón, pero tras las pruebas los especialistas le dicen que lo que ha sufrido ha sido un ataque de pánico. Esta circunstancia es muy común porque los síntomas son similares y en esa situación ante la duda haces muy bien en acudir a tu centro de salud u hospital.
En este post vamos a exponer las diferencias para que te ayuden a aclarar tus dudas, pero siempre ante cualquier cuestión es bueno consultar con el especialista.
Vamos a hablar de 4 síntomas que parece que son iguales o que están presentes pero no es así vamos con el primero.
1. El Dolor:
A) Ataque al corazón: El dolor es un síntoma que no está siempre presente pero cuando lo está la gente lo describe como presión en el pecho, es persistente y dura más de 10 minutos. El dolor se focaliza en el centro de pecho y se irradia al brazo izquierdo, cervicales, cuello y espalda. Por lo general el dolor no es más fuerte cuando hacemos respiraciones o apretamos el pecho.
B) Crisis de Pánico: El dolor es agudo y está presente en diferentes partes del cuerpo. En este caso el dolor sí empeora con las respiraciones (hiperventilación). El dolor desaparece a los 5 o 10 minutos.
2. Hormigueo
A) Ataque cardíaco: el hormigueo se centra en el brazo izquierdo.
B) Ataque de pánico: el hormigueo está presente en todo el cuerpo.
3. Vómitos
A) Ataque cardíaco: el vómito es muy frecuente.
B) Ataque de pánico: el vómito no es frecuente pero sí las nauseas.
4. Hiperventilación:
A) Ataque cardíaco: no provoca la hiperventilación, pero es posible sufrir un ataque cardíaco y a continuación uno de pánico por lo que la respiración si se vería afectada.
B) Ataque de pánico: la hiperventilación está presente, es el síntoma más característico del cuadro de pánico.

5 cosas que no debes decirle a alguien con hipocondría

Hola querid@ lector/a espero que estés teniendo un bonito día. En este post quiero compartir contigo cinco cosas que no te recomiendo que le digas a una persona que tiene hipocondría. El objetivo es ayudarles con su «pesada mochila», que sientan que estamos de su lado y acompañados.

 

1. Enfadarte porque necesite consultar a un
especialista
 
Una persona que padece hipocondría es muy
sensible a cualquier cambio de su cuerpo, cambios que todos tenemos y no son
necesariamente signo de que se está enfermo ,pero una persona que tiene
hipocondría cree que tiene una enfermedad sin diagnosticar y esas sensaciones
las interpreta como un avance o como presencia de dicha enfermedad.


2.  ¡Eres un exagerado, no es para tanto!
Realmente no tenemos forma de saber si es «para tanto» el dolor o
la molestia, pero decirle eso a una persona que entra en pánico con sólo pensar
que puede estar muriéndose de algo no diagnosticado le haces sentirse más solo
e incomprendido.
Ten en cuenta que dentro de su queja «insoportable» no te habla sólo de lo físico también habla de lo «insoportable» que es su angustia y la situación que está viviendo.

3. ¡Lo tuyo es cuento!
Es cierto que una persona con hipocondría puede tener días en los que se encuentre mejor e incluso pueda hacer cosas que
llevaba tiempo sin hacer, pero eso no significa que «esté curado» o «que tenga
cuento», simplemente ese día la hipocondría y su ansiedad le han dado “tregua”.
Aprovecha esos ratos para reírte y disfrutar.


4. ¡Cada vez estás peor! 
Cuando se sufre cualquier tipo de
enfermedad o psicopatología, donde el avance es lento o incluso hay un retroceso (muy común) es muy fácil que la persona afectada ya piense por sí misma que se encuentra peor, que no hay avance…no hace falta que
venga una persona de fuera a recordárselo.


5.¡ Te tienes que animar!
No es fácil animarse cuando estás convencido
de que tienes una enfermedad y nadie comprende lo que pasa, tienes miedo a
morir y a la vez a vivir, sientes que no puedes afrontar los retos cotidianos e
incluso puede que haya disminuido la capacidad de disfrutar de las pequeñas
cosas. Ten por seguro que si la persona no se anima No es porque no quiera es
que no puede.
Gracias por tu tiempo. Espero que te haya ayudado. Es importante que te informes de la enfermedad para poder ayudar y comprender a alguien con hipocondría. Nos vemos en la red.

 

El ataque de pánico y sus «maravillosos síntomas»

 

Querid@ lector/a gracias por acompañarnos un día más. Hoy te traigo un post muy interesante sobre el Ataque de Pánico y esos síntomas tan desagradables que lo acompañan.
Te dejo el link de nuestro vídeo en nuestro canal de Psicología y Bienestar Emocional en youtube.

 

¿Qué es una ataque de pánico?
Es la vivencia de miedo o terror intenso, que genera sensación de
descontrol, desmayo o muerte inminente. Este terror va acompañado de una serie de síntomas que alcanzan su máxima intensidad en unos minutos.
Los síntomas que acompañan el ataque de pánico son los siguientes: palpitaciones, sudoración, temblor, dificultad para respirar o ahogo, dolor o molestias en el tórax, sensación de inestabilidad, aturdimiento o desmayo, escalofríos o sensación de
calor, parestesias, desrealización (sensación de
irrealidad) o despersonalización (separarse de uno mismo), miedo a perder el control o
de “volverse loco” y miedo a morir.
Hay personas que tras un ataque de pánico saben identificar las causas y los conflictos que les han llevado a desbordarse, su valoración subjetiva les ayuda a darse cuenta de que sí pueden resolverlo y afrontarlo. Pero otras personas no detectan las causas y el miedo se apodera de su mente. En este caso van a ocurrir dos cosas:
1. Debido a la angustia y al malestar que genera el ataque de pánico empiezan a aparecer preocupaciones e inquietud sobre los síntomas y sus consecuencias.
2. Por tanto, deseamos evitar a toda costa esas sensaciones, de manera que empezaremos a evitar el sitio donde ocurrió (parque, mercado, conduciendo…)y todos los sitios que activen los síntomas asociados al ataque de pánico (sudor, taquicardia, desrealización…).
Esto lo hacemos por instinto, queremos sentirnos bien, pero al usar la evitación como mecanismo de defensa, sin querer vamos a incrementar los síntomas y a generalizar el problema.
¿Qué es el trastorno de pánico con agorafobia?:
El trastorno de pánico puede ir o no acompañado de agorafobia, os explicamos en qué consiste.
Verás cuando esas sensaciones internas tan desagradables como mareos, taquicardias, escalofríos o náuseas… las interpretamos como peligro o amenazante para nuestra integridad y además están asociadas a situaciones externas como el supermercado, parque, calle, cine…se produce la agorafobia.
Si empezamos a tener miedo a ir a reuniones sociales dejaremos de ir a las mismas, poco a poco con el fin de evitar ese malestar acotaremos nuestra actividad, quedándonos cada vez más encerrados y aislados.
¿Por qué aparecen esos síntomas tan desagradables durante el Ataque de Pánico?
1.Taquicardia: Cuando sufrimos éste síntoma es muy común pensar «tengo un infarto» o «me voy a morir». Pero realmente lo que está haciendo tu corazón es adaptarse a tus necesidades fisiológica. Por ejemplo, si necesito correr mi corazón se acelera ¿cierto?, lo hace para para poder alimentar los músculos. Cuando tenemos un ataque de pánico el cuerpo se prepara para huir, por eso el corazón bombea más deprisa la sangre y sentimos las taquicardias.
2. Ahogo, falta de aire: Al sentir falta de aire es muy normal que aparezcan pensamientos en nuestra cabeza similares a: «me asfixio», «me muero»… realmente lo que nos está pasando es que estamos hiperventilando, es decir estamos tomando más oxígeno del que necesitamos y perdemos dióxido de carbono. Esa descompensación hace que tengamos esa sensación de falta de aire. En estos momentos lo ideal es tener una bolsa de papel. Aquí te explicamos como emplearlo en situación de crisis.
3. Mareos: El miedo que suele aparecer cuando sentimos este síntoma es el desmayo. Verás compañer@ para transmitirte un poco de tranquilidad te diré que la gente casi nunca se desmaya durante una crisis de pánico, porque
la tensión arterial tiende a subir y no a bajar. Por otro lado, al tensar las
cervicales como consecuencia del miedo a las sensaciones, disminuye el flujo de
sangre a la cabeza, generando los mareos.
Todos estos síntomas son acumulativos y abren camino para que aparezcan otros como por ejemplo el siguiente:
4. Opresión o dolor en el pecho: Esta sensación nos hace pensar “tengo un ataque cardíaco”. Pero realmente lo que ocurre es que los músculos
intercostales se tensan debido a la hiperventilación. Las contracturas cervicales o dorsales irradian el
dolor en la zona.
5. Hormigueo en las extremidades: las extremidades se adormecen porque la sangre fluye hacia los órganos vitales, dejando al resto del cuerpo con un
menor riego sanguíneo. Esta acción del organismo es muy sabia pues lo que quiere conseguir es evitar que te desangres si resultas herido en la «batalla».
6. Náuseas o molestias
abdominales: “voy a vomitar”, “me descompongo”. Responde a efectos normales de
la ansiedad en el sistema digestivo, al disminuir la misma, mejora.
7. Temblor, pinchazos,
parestesias: estos síntomas se debe a la acumulación de tensión tensión muscular.
8. Percibir las cosas de manera
extraña:  la hiperventilación disminuye la cantidad de oxígeno en el cerebro.
Se dilatan las pupilas aumentando así la visión periférica para facilitar la
percepción de posibles peligros. En estos momentos nuestro pensamientos nos dicen «me estoy volviendo loco» y de forma automática focalizamos toda la atención en cualquiera de estas
sensaciones, en consecuencia, sin querer vamos a intensificar la percepción de las sensaciones, provocando mayor
ansiedad.

 

 

Espero que te ayudado a comprender mejor qué en tu cuerpo cuando tienes un ataque de pánico, el miedo te envuelve y sientes un terror muy fuerte por tu vida y bienestar. Informarte sobre todos estos aspectos te hará más fuerte y te empoderará.
Gracias por tu tiempo. Cuídate.

 

¿Qué es la Hipocondría?

 

Hola querid@ lector/a! Bienvenido una semana más a mi blog.
En esta entrada vamos a hablar de un tema muy interesante y que es de mucha actualidad, la hipocondría. Seguramente conoces a alguien (o incluso te ocurra a ti) «obsesionado» con sus quejas, dolencias, visita varias veces al médico…de ser así este artículo te interesa.
Ya sabes que también puedes ver el vídeo en nuestro canal de youtube.

 

Antes de comenzar quiero aclarar que en la actualidad el manual de diagnostico de psiquiatras y psicólogos (DSM V) ha sustituido el término hipocondría por trastorno de ansiedad por enfermedad.
Nosotros vamos a seguir empleando el termino hipocondría porque resulta más familiar, pero quería explicároslo por si lo veis escrito en algún informe ?.
Vamos a recordar que el ser
humano es psicosomático, es decir nuestro cuerpo y nuestra mente tienen una
relación tan estrecha que a veces nos resulta muy difícil de entender. Todos en
algún momento hemos sufrido dolor de cabeza, taquicardias, tensión muscular o
mareos en situación de ansiedad y estrés fuerte. Pero cuando hemos resuelto el
conflicto los síntomas han desaparecido. Pero hay veces que los síntomas se
quedan con nosotros. Y poco a poco sin querer empezamos a convivir con mareos,
dolor de cabeza, náuseas etc…a la larga lo más lógico es que empieces a
preocuparte por tu salud e incluso de cuestiones si tienes alguna enfermedad.
¿Qué es la
hipocondía?
Se define como «en
una preocupación  persistente  y
excesiva  por  padecer
una enfermedad  mental
o  somática  grave
que  causa  un
alto nivel de
ansiedad».
Imagínate el alto nivel de angustia y malestar emocional que padece la persona que lo sufre. Hasta tal punto que interfiere con el desarrollo de su vida cotidiana: rutina, relaciones sociales, obligaciones, ocio y la relación con uno mismo.

 

La creencia de
que estamos enfermos, ¡es tan fuerte!, que ni el médico o especialista nos van a convencer a pesar de sus «datos objetivos» basados en la pruebas realizadas.
El argumento que usará mi cabecera en esta situación será: «no me habéis detectado la enfermedad»; «es una enfermedad poco común»… Este pensamiento me conducirá a una segunda, tercera…opinión médica.
Para proteger mi salud voy a desarrollar una serie de estrategias en los tres sistemas de respuesta de la Ansiedad
a) A nivel conductual:
1. Voy a evitar la exposición los gérmenes (facilita la aparición de conductas de limpieza compulsiva).
2. Aislamiento.
3. Vista a distintos médicos.
b) A nivel fisiológico:
Desarrollo sin querer una hipersensibilidad a sensaciones corporales.
c) A nivel cognitivo:
Cualquier cambio o sensación corporal es interpretada por mi mente como una señal de  que la enfermedad está presente y/o de que está avanzando. Entre otras cosas esto se debe a que la persona ha desarrollado un esquema mental muy rígido (debido al miedo)
donde cualquier sensación se interpreta como enfermedad y se arraiga la creencia de que la salud significa libre de cualquier síntoma
Consejos:
1. Deja de buscar información en google, google es un buscador no un Dr. Toda la información que encuentres está relacionada con tus coockies y no por el examen médico o psicológico (si, si ya sé que es difícil aguantar las ganas porque crea mucha ansiedad la situación, pero google te va  aponer más nervioso)
2. Sin exigencia…piensa por un momento ¿En qué ocuparía mi cabeza si se desvaneciera esta preocupación?
Patricia María. Psicología Sanitaria
Muchísimas gracias por tu tiempo. Si te ha gustado comparte y comenta.
 Cuídate.

¿Por qué la ANSIEDAD puede provocar problemas de VISIÓN?

Hola querid@ lector/a. Bienvenidos un día más a vuestro blog de Psicología y de bienestar emocional. Esta entrada la vamos a destinar a explicar cómo puede influir la #Ansiedad en los problemas de #visión.
Como bien sabes también tienes la opción de ver nuestro vídeo!
Vamos a comenzar hablando del protagonista: El Ojo
El ojo es un
órgano que detecta a la luz, y es la base del sentido de la vista, se encarga
de transformar la energía lumínica en energía eléctrica, y a través del nervio
óptico va al cerebro donde esa información será procesada.
El sentido de la
vista es el más importante para el ser humano, así lo dicen varias
investigaciones.
» Entre 70% y el 80% nuestras palabras van dirigidas para referirnos a
este sentido de la vista». Usamos palabras como; observar, ver, ojear, mirar,
etcétera.
Según los
investigadores esto se debe a la propia arquitectura del cerebro. Pues la mitad de nuestro cerebro se encarga de procesar la información visual: «¿te
has dado cuenta que cuando parpadeamos no perdemos la continuidad de la imagen?». Nuestro cerebro se encarga de rellenar esa información, además, a través de la
vista, es por donde más experiencias tenemos.
Bueno, esta
pequeña introducción la quería hacer simplemente porque el sentido de la vista
tiene una importancia evolutiva para nosotros muy grande, y por tanto para
nuestro día a día es algo vital, de manera que un problema de “visión borrosa”,
“doble visión” o la pérdida súbita de la propia visión, va a generar siempre
muchísima angustia en la persona que lo esté padeciendo.
De por sí, la
visión borrosa es muy difícil asociarla a la ansiedad, de hecho, si has
presentado algunos de estos síntomas que acabo de describir, es importante que
vayas al médico de cabecera.
¿Por qué puede crear problemas de visión la #Ansiedad?
La #Ansiedad es la que moviliza los recursos internos. Interviene para que
podamos resolver situaciones de incertidumbre, situaciones de amenaza, nos va a
ayudar siempre a sacar y movilizar nuestros recursos internos. Y para llevar a cabo este proceso tan complejo necesita liberar una serie de hormonas y sustancias químicas en el cerebro. Pero
hay veces que la ansiedad se queda activada demasiado tiempo, y de esa forma va
a perder la función biológica, esa función adaptativa tan importante, y van a
empezar a aparecer síntomas como por ejemplo, la “visión borrosa” y te voy a
explicar por qué, verás…
¿Qué ocurre en mi organismo cuando estoy «demasiado tiempo» en «modo #Ansiedad»?
Nuestros niveles de azúcar en sangre aumentan, y la presión
sanguínea también. Esto va a facilitar que tengamos visión borrosa.
Resultado de imagen de mareoLa adrenalina siempre está presente cuando tenemos #Ansiedad porque nos ayuda a movilizar los recursos: ¿y cómo le afecta esto a nuestro ojo?. La adrenalina hace que se dilate la pupila, lo que va a
proporcionar mayor entrada de luz pero no va a permitir que enfoquemos bien, y
vamos a perder visión. Esto unido a la propia tensión muscular que genera la
ansiedad va a facilitar que tengamos una visión borrosa.
Por otro lado, si
has tenido un ataque de pánico o de ansiedad, estarás de acuerdo conmigo en el
desgaste energético que provoca es muy grande, esto también va a facilitar que tengamos
este problema de visión.
Además de la visión borrosa pueden aparecer problemas como “doble visión”, “pérdida de la visión”,
“dolor de ojo”, y otro síntoma curioso es el “temblor ocular”.
El músculo Muller y el «temblor ocular«
El músculo
Muller se encarga de levantar el párpado, y está controlado por el sistema nervioso simpático, actúa
de forma involuntaria y puede activarse en situaciones donde liberamos mucha
adrenalina (picos de estrés y Ansiedad). En consecuencia puede que sientas una molestia, como unos «tics
nerviosos», no interfiere en la vista pero sí es
bastante desagradable.
¿Qué piensa mi mente cuando tengo problemas de visión?
Nuestra mente suele reaccionar con miedo y comenzaremos preocuparnos por nuestra salud: «tendré un problema de visión», «será grave», «¿un tumor cerebral?».
Dado que la visión borrosa viene acompañada en muchas ocasiones de mareos y sensación de inestabilidad tenemos miedos de desmayarnos, caernos o a perder el control de nuestro
propio cuerpo.
¿Si resuelvo mi problema de #Ansiedad dejaré de tener estos problemas de visión?
Los problemas de visión son un síntomas debido a una descompensación química que está
generando la #Ansiedad. Por tanto, medida que vayamos gestionando y resolviendo el problema de ansiedad, vamos a ir equilibrando esos químicos que
han hecho que tengas una “visión borrosa”. Es un proceso lento pero el mejor.
Muchísimas
gracias por tu tiempo, espero que te haya gustado y que te haya ayudado, si
es así, por favor, dale un like, Comparte y comenta.
Estamos en
contacto… CUÍDATE

¿La Ansiedad puede provocar mareos?

Hola querid@ lector@! Bienvenidos a
vuestro blog de Psicología y de Bienestar Emocional. En esta entrada vamos explicar la relación que hay entre la Ansiedad y los Mareos.
Si lo prefieres, te dejo el link del video en nuestro canal de Youtube Psicologia y Bienestar Emocional

 

La gente que sufre mareos debido al problema que tienen de
ansiedad, suelen describirlos como: una sensación de aturdimiento, como si la
habitación le diese vueltas o no pudiese tener control sobre lo que hay a su
alrededor.
Resultado de imagen de mareosCuando aparece el mareo, la persona se siente muy vulnerable,
tiene miedo a caerse, a marearse, a perder el control e incluso también a tener
un problema de salud muy grave.
¿Pero qué ocurre realmente en mi cuerpo para que la Ansiedad
pueda provocar un mareo? .
Como muy bien sabes, cuando aparece la Ansiedad, nuestra
frecuencia cardíaca aumenta, también lo hace la tensión muscular, la presión
arterial, las pupilas se dilatan y nuestro cerebro libera hormonas y sustancias
químicas que van a generar una serie de síntomas que no van a ser nada
agradables.
Entre los cambios que hay en nuestro cuerpo encontramos los siguientes:
1. Respiración superficial: Esta respiración consiste en respirar solamente con la
parte alta o superficial de nuestros pulmones, y cuando tenemos Ansiedad, la
respiración aumenta. De manera que vamos a hacer respiraciones muy cortas pero muy
frecuentes, en consecuencia vamos a aumentar el oxígeno y a disminuir el
dióxido de carbono, y esto crea una descompensación.
El cuerpo tiene que resolver esta situación, y para conseguirlo te va a obligar a «pararte» ¿cómo?. Comenzará a mandarte sensaciones de mareo, de hormigueo, debilidad en
piernas e incluso también visión borrosa.
2. Ataque de pánico: durante estas crisis el corazón se
acelera, la presión arterial sube, notamos que perdemos el control de la situación, parece que estamos como en un sueño, incluso pensamos que nos vamos a volver locos. Todos esto síntomas alcanzarán su punto máximo en diez minutos. Tras ese punto donde la crisis ha alcanzado su mayor expresión el cuerpo realiza un nuevo intento para «poner orden. Nuestra respiración seguirá siendo superficial y esto va a crear una sensación de aturdimiento y de mareo más notable.
Por otro lado, el propio desgaste mental… Cuando tenemos un
problema de Ansiedad nuestra mente siempre está buscando soluciones a los
problemas que sentimos que son inminentes y muy amenazantes. Esto supone un
desgaste importante a nivel energético, de concentración, incluso tenemos mucha
tensión muscular alrededor de toda esta situación.
Todo esto se transcribe, por así decirlo, en síntomas, y a veces
el mareo es uno de ellos.
3. El sistema vestibular: El sistema vestibular, se encuentra dentro del oído interno y es
el encargado de mantener el equilibrio y el control espacial. Es muy sensible a los cambios que crea la Ansiedad en nuestro organismo; nos puede ayudar a explicar la aparición de los mareos.
Resultado de imagen de sistema vestibular
¿Cómo me afecta a nivel emocional los síntomas?
Los mareos generan muchísima angustia, hace que nos preocuparnos también por nuestra salud, por nuestra seguridad y por nuestro
control.
De manera que si esta situación se alarga, vamos a desarrollar una
sensibilidad muy concreta, para detectar la aparición de los mareos,
desarrollando entonces, miedo al propio síntoma, porque nuestro sistema de
alarma, “la ansiedad”, lo interpreta como algo amenazante para nuestra
supervivencia.
¿Son peligrosos los mareos para mi salud?
En sí mismo, los mareos no son peligrosos, pero sí que
acarrean consecuencias negativas importantes. Lo primero es la angustia tan
grande que genera y lo segundo, que limita tu calidad de vida porque
seguramente no estés realizando todas las actividades o todas las cosas que te
gustaría hacer por miedo al mareo, o por la inseguridad que te genera.
¿Cuál es el objetivo de la intervención psicológica?
El objetivo es «desmontar» y volver a configurar
ese sistema de alarma, para que así pueda interpretar de manera correcta qué
situaciones si son amenazantes y cuáles no lo son.
A medida que el sistema se vaya ajustando, los síntomas también lo
harán.
Muchísimas gracias por tu tiempo si te ha ayudado y te ha gustado por favor comparte, dale al Like y síguenos en redes sociales para que estemos en contacto. Cuídate.

¿Qué Relación hay entre la Ansiedad y las Taquicardias?

Hola querid@ lector@ bienvenid@ a vuestro Blog de Psicología y de Bienestar Emocional.
En esta nueva entrada mi propósito es ayudarte a entender
qué ocurre dentro de tu cuerpo cuando aparecen los temidos síntomas de
ansiedad, hoy nos ocuparemos de las Taquicardias.
A continuación te dejo el link del video de Youtube por si prefieres ver la información.

 

Vamos a comenzar
hablando del órgano protagonista de este síntoma “el corazón”.
El corazón es el
órgano principal del sistema circulatorio, se encarga de llevar a todos los
órganos y tejidos el oxígeno y los nutrientes necesarios. El corazón se adapta
a nuestras necesidades y va cambiando su ritmo en función de la demanda, (como
dato curioso, te voy a contar que el corazón humano se empieza a crear en la
quinta semana de gestación, y en la sexta podemos escuchar el latido del
corazón)
Y ahora vamos a
ir adentrándonos en el síntoma
¿Qué es una
taquicardia
Nuestro corazón en reposo tiene un ritmo entre 60 y 100
pulsaciones por minuto, pero hay veces que estamos descansados y el corazón
hace un cambio de ritmo, se acelera un poco o lo sentimos un poco más intenso.
La taquicardia en
sí misma no tiene por qué ser patológica, suele aparecer cuando hay emociones
intensas; como el miedo, la ira, la ansiedad…
Si eres una
persona que padece ansiedad, seguramente, tu médico de cabecera en su día, te
derivó a los especialistas pertinentes, se realizaron las pruebas oportunas y
descartaron patología orgánica. De manera que es muy posible que estemos
hablando de una taquicardia fisiológica.
 
¿Cómo afecta a la
ansiedad a la taquicardia?
 
Nos vamos a
centrar en el ámbito emocional. La ansiedad, como muy bien sabes, es la
movilizadora de recursos por excelencia, por tanto tiene la
capacidad (y la prioridad) de potenciar esas arritmias cardíacas.
Una arritmia se puede dar tanto en una situación real, como en una
situación imaginaria. Esto se debe a que el cerebro no diferencia entre
realidad y ficción, por eso, muchas veces cuando estamos adelantando
acontecimientos traumáticos o dolorosos en un futuro, sentimos el dolor aquí y
ahora, porque el cerebro interpreta que está ocurriendo en este momento.
El problema llega cuando las
taquicardias alargan el tiempo, son más intensas y frecuente, es muy posible que
empecemos a pensar que tenemos otro tipo de patología, como un problema
cardíaco o que pensamos incluso, que podemos tener un infarto de corazón.
Al no tener forma
de saber que nuestra vida no corre ningún peligro, la incertidumbre crece,
entonces la ansiedad y el miedo, empiezan a «campar a sus anchas».
Esto va a
contribuir a que los síntomas fisiológicos, como la taquicardia sean más
intensos y más frecuentes, y a la vez, van a aparecer otros síntomas.
Y comienza a crearse un bucle bastante dañino y angustioso…
¿Recuerdas
que estuvimos hablando de los tres sistemas de respuesta?
Hablamos del área
fisiológica, cognitiva y conductual.
A nivel cognitivo: van a aparecer pensamientos obsesivos, que van a ir buscando, una y otra vez,
que efectivamente no corremos ningún tipo de peligro. Pero como siempre va a
haber un espacio para la duda, la ansiedad y el miedo se van a colar por esa
grieta.
A nivel conductual: A la par, van a ir apareciendo y creciendo en intensidad y frecuencia,
conductas compulsivas como monitorizar la frecuencia cardíaca cada minuto o
cada hora.
A nivel fisiológico: Por tanto, lo que estamos creando sin querer, es un efecto
paradójico, tengo miedo a la taquicardia, pero a la vez, al estar pendiente, o
en hacerme tan sensible a esos cambios tan sutiles del ritmo cardíaco, lo que
van a generar en mí, es aún más miedo, y por esto se va creando este “miedo al
miedo”, porque se pasa tan mal, y hay tanta angustia que la queremos evitar a
toda costa.
¿y como lo
hacemos? con conductas preventivas, y estas conductas preventivas son las que
acabo de describir, nuestra ansiedad cree que de esa manera va a prevenir un
desastre pero lo que está haciendo la ansiedad, es interpretar como peligroso o
amenazante situaciones o sensaciones internas que no lo son. El cerebro está mandando la orden al corazón, y éste bombea
con más intensidad y más deprisa hacia los órganos vitales para dar esa
respuesta de lucha o de huida (taquicardia fisiológica). Pero esto no implica un peligro para nuestra
salud, de hecho lo que está ocurriendo es que el corazón te está demostrando
que está ahí para ayudarte, y para resolver las demandas que hay.
El cerebro ahora mismo no tiene muy claro qué es amenaza y qué no lo es
pero tu corazón está respondiendo cómo debe responder.
Consejos: 
Como ves, el
cuerpo nos habla. Somos seres psicosomáticos. Mente y cuerpo están entrelazados,
y tienen una relación que nos resulta a veces muy difícil de entender.
Ante una
taquicardia nos podríamos preguntar: ¿qué nos está pasando? ¿cómo nos sentimos? ¿ha
ocurrido algo que nos ha descuadrado? hay algo que lo que no nos sentimos en
coherencia, como que hemos actuado no siendo fieles a nuestras ideas y valores.
Puede venirte
bien realizar una lista de tus prioridades y ajustarlas a la realidad para
evitar que te cabrees tanto contigo mismo.
Por otro lado
recuerda que has venido al mundo a vivir. Si esta situación se te está yendo de
las manos, consulta con un especialista, porque mereces estar bien y que la
gente que te quiere también te vea bien.
Muchísimas
gracias por tu tiempo, espero que te haya gustado y que te haya ayudado, si
es así, por favor, dale un LIKE

¿Qué ocurre en mi Sistema Nervioso cuando tengo Ansiedad?

Hola compañer@ en esta nueva entrada vas a descubrir qué está pasando en tu cuerpo cuando aparece la ansiedad. Conocer cómo funciona esta emoción dentro de nuestro propio organismo te ayudará a comprender algunos síntomas o reacciones desagradables. Empezamos!

 

Verás lo primero de todo es recordar qué es el Sistema Nervioso Central (SNC). El SNC es el gran jefe, coordina e integra toda la información de nuestro cuerpo. Para poder hacerlo tiene dos compañeros:  el cerebro y la médula espinal.
Resultado de imagen de sistema nervioso central
El SNC como buen jefe necesita compartir sus funciones para poder realizar bien su trabajo, por lo que necesita un aliado fiel y de confianza, uno que le ayude a comunicarse con todas las partes del cuerpo (brazos, corazón, piernas, hígado…), se llama Sistema Nerviosos Autónomo (SNA).
Resultado de imagen de que es el sistema nerviosos autonomoEl SNA realiza muchísimas funciones de las que no somos consciente por ejemplo tu ahora mismo estás respirando, te late el corazón, quizá estés pensando en comer y tu boca saliva, sientes ganas de orinar, has visto a un chico o a una chica y te a alegrado el día con ese pantalón o camiseta ajustada 🙂 eso es excitación sexual. Su rol fundamental es mantener el equilibrio del organismo y responder a estresores agudos que pudiesen desestabilizarlos.
El SNA tiene mucho que coordinar y supervisar por lo que necesita un equipo, en este caso está formado por el Sistema Nervioso Simpático y el Sistema Nerviosos Parasimpático. (y ya te prometo que no me enrollo con más sistemas).
¿Qué relación hay entre la Ansiedad, la adrenalina y el Sistema Nervioso Simpático?
En este post te voy a hablar del Sistema Nervioso Simpático por su relación tan directa con la adrenalina y por tanto su papel en la ansiedad.
Cuando el cerebro cataloga de amenazante una situación da la alarma y salen a jugar la Ansiedad y el SNS se activa liberando adrenalina y noradrenalina. Como ves es un tándem estupendo!
¿Qué va a pasar en mi cuerpo?
A nivel Cardiovascular:
Las temidas Taquicardia, nuestro corazón se acelera porque tiene que bombear toda la sangre la cuerpo, y ahora los músculos necesitan un «extra» de oxígeno y de otras sustancias que transporta la sangre. Por eso también se tensan los músculos.
Sensación de frío y boca seca, esto se debe a que la sangre se concentra en los músculos, por hay menos presión sanguínea en estas zonas del cuerpo, pero no sólo porque se haya concentrado en el músculo sino porque si resultas herido al haber menos presión sangrarás menos.
Puede que sientas las manos calientes porque así están listas para luchar y soportar tensión. Pero a veces también están frías, pues eso es porque el cerebro interpreta que ha habido un ataque inminente porque lo que la sangre se centra en el brazo por si resultas herido perder menos sangre.
La Respiración:
El oxígeno es la energía que mueve el organismo por eso la tasa de respiración se acelera, el corazón bombea más sangre para alimentar a los músculos. Cuando se acelera la respiración pueden aparecer síntomas muy desagradables como el ahogo, entumecimiento, hormigueo, cambios de temperatura…
El Tracto Urinario:
El tubo digestivo consume mucha energía. Dado que estamos en una situación de lucha o huida no podemos perder el tiempo haciendo nuestras «necesidades». Los esfínteres se contraen para impedir el vaciado.
El cuerpo está preparado para afrontar situaciones límites, lo importante es que la mente lo acompañe para desbordarse y aparezcan bloqueos y/o problemas de ansiedad.
Espero que te haya ayudado a comprende los cambios corporales y te ayude a comprenderte y darle más sentido. Muchas gracias por tu tiempo.
Nos vemos en la red
Psicologia y Bienestar Emocional.
El Sistema Nervioso Simpático y su relación con la Ansiedad
Patricia María. Psicóloga Sanitaria.