Entradas

La familia, el soporte de nuestro desarrollo emocional

Hola querid@ lector/a en este post vamos a hablar de un fenómenos que se desarrolla en la infancia hasta la mitad de la veintena, se trata de la Neuroplasticidad. Vamos a conocer un poco más sobre dicho fenómeno y su implicación en el desarrollo del ser humano que hoy conocemos por diversos estudios psicológicos

Me gustaría hacer un guiño a aquellas situaciones en las que etiquetamos a los más pequeños, creemos que no van a poder cambiar. Ellos tienen el potencial, pero toman lo que hay en su ambiente. Si su entorno genera un cambio él lo hará, más rápido y de manera más efectiva. Pero si le etiquetamos responderá a nuestras expectativas de comportamiento y no desarrollará su potencial.
Todos hemos sido niños 🙂
Gracias a la neurociencia sabemos que el cerebro de los peques experimenta un gran crecimiento que continúa hasta los 25 años aproximadamente. Dicho crecimiento se denomina neuroplasticidad.
¿Que quiere decir neuroplasticidad?

La plasticidad neuronal o neuroplasticidad es la capacidad que tiene el cerebro para formar nuevas conexiones nerviosas, a lo largo de toda la vida, en respuesta a la información nueva, a la estimulación sensorial, al desarrollo, a la disfunción o al daño. La neuroplasticidad es conocida como la “renovación del cableado cerebral”.

¿Qué implica la Neuroplasticidad en nuestro desarrollo emocional-social?
Gracias a dicho fenómeno el desarrollo las conexiones neuronales, las redes que transportan nuestra información, dependen en gran medida de las experiencias diarias del niñ@. En particular son potencialmente poderosas sobre el crecimiento de los circuitos neuronales sociales y emocionales.
Por ejemplo, los niñ@s que aprender a gestionar su nerviosismo y se tranquilizan, los circuitos neuronales encargados de dominar la angustia son más fuertes, si el niñ@ no desarrolla dichos mecanismos es más probable que actúen siguiendo sus impulsos agresivos o que tengan problemas para tranquilizarse cuando están alterados. 
La familia, la base de nuestro potencial

La base segura la proporcionan los padres, lo que le permite al pequeño que su cerebro funcione al máximo rendimiento.
Psicología y Bienestar Emocional
Psicología y Bienestar Emocional
El cerebro de un niñ@ es una esponja precisamente gracias a la neuroplasticidad. A lo largo de nuestro crecimiento nuestro cerebro va desarrollando sus conexiones interneurales (nuestro aprendizaje). Es un momento único para ayudar al niñ@ a gestionar sus emociones y a comprender su mundo interno acorde a su momento evolutivo.
El núcleo familiar proporciona las primeras experiencias vitales, las reacciones de sus padres ante el estrés son claves en el aprendizaje. Ante un núcleo que gestiona adecuadamente el estrés, ,el niño aprenderá a interiorizar este proceso como algo que forma parte de la vida y a su vez desde esa comprensión desarrollará o tomará estrategias adaptativas.
Por el contrario si su modelo, o uno de sus modelos principales no hace una buena gestión, reaccionando de manera desproporcionada con ataques de ira, voces, golpeando algún objeto, llorando, dramatizando la situación y situándose en una posición de «víctima» no puede exigirle al niñ@ que no tenga rabietas o que no llore cuando un compañero se mete con él (por ejemplo).
La idea de este post es crear conciencia y empoderamiento. Desde el núcleo familiar se pueden crear los cambios necesarios para crecer de manera saludable y potenciando el desarrollo de pequeño, de los adultas y de la familia en conjunto.
Nosotros desarrollamos actualmente un programa de inteligencia emocional basado en las investigaciones de Linda Lantieri, Danniel Goleman y Elsa Punset.
Los resultados son muy bueno porque trabajamos con los pequeños y a la vez con los padres, generando cambios en las rutinas que proporcionan bienestar en la familia.

¿Cómo sobrevivir a la familia en Navidad y no morir en el intento?

Hola querid@ lector@ la fiestas navideñas están muy cerquita.

Estas fechas son muy significativas para la mayoría de las personas, hay gente que le encanta esta época, otras que le pone triste por las personas que ya no están, y a otros les parecen unas «fiestas hipócritas». Como se suele decir «para gustos los colores». El caso es que la mayoría de nosotr@s tendremos compromisos, por eso te dejo los tips con un toque de humor, para tener una Feliz Navidad o sobrevivir a ella (según sea el caso).

 
Lo primero de todo, aunque adoramos a nuestra familia (puede que a unos más que otros), la Navidad nos brinda la oportunidad de pasar más tiempo juntos. Por un lado, si tienes buena relación con tu familia y la familia política puede ser muy agradable cenar o comer con ello, pero cuando hay «pequeños piques», por ejemplo: «mi suegra siempre critica la forma de hacer mi cordero», «mi hermana, parece que compite conmigo sobre la educación de nuestros hijos», «cada vez que viene mi padre a casa me trata como si siguiera siendo menor de edad»….Como ves hay muchíiiiisimas situaciones.
Hay algo que está muy claro, sea como sea, tendremos que pasar esa noche, comida o día entero con la familia, pero vas a intentar esta vez sobrevivir y no morir en el intento:
 
1. Tienes algún familiar que cuando te ve siempre tiene la imperiosa necesidad de criticarte, ya sea tu aspecto, o alguna de tus grandes virtudes.
 
     Haz lo siguiente:
                            
                            – Visualiza a esa persona, y escribe en un papel cómo te hace sentir cuando te dice «esas cosas tan feas», que bien sabes tu que no las mereces, y que por no «montar el numerito» con la familia en nochebuena prefieres no responderle. Pero ya sabemos que eso se queda en nuestra cabeza, da vueltas, y el odio o la ira van directos al hígado. Para no poner en peligro tu hígado, que ya tiene bastante con los excesos en Navidad, vas a realizar el siguiente ejercicio.
 
Como decía anteriormente visualiza a esa persona, y describe cómo te hace sentir. En segundo lugar, y previamente haciendo unas respiraciones con el diafragma, pregúntate cuál de esas cosas es verdad o sientes que parcialmente son verdad. Esto no significa darle la razón, lo que identifiques y aceptes como tuyo en ese ejercicio marcará la diferencia la próxima vez que ese familiar ose «soltarte perlas», como por ejemplo «parece que has engordado». Esta es mi favorita, si tu reconoces que es así no tendrías que molestarte, no pasa nada por tener unos kilos demás, si te molestan ya lo bajarás, y si no pues son tuyos y punto.
 
2. ¿Hay algún miembro de tu familia o familia política que no aguantes?, es decir, que su mera presencia te ponga de «mala leche»:
 
       Te proponemos el siguiente ejercicio:
 
                            – Tómate unos minutos (preferiblemente un par de días antes de verlo), piensa en esa persona, toma papel y boli y empieza a escribir todo lo que se te pasa por la cabeza en relación a esa persona, no omitas insultos, al contrario, la idea es poder sacar «la basura» fuera de tu cabeza. Ocupa las hojas que necesites, invierte el tiempo que quieras, incluso puedes decirlo en alto mientras escribes. Una vez que termines rompe el papel en varios trozos, si es con rabia mejor aún, y tíralos a la basura.
Con esta técnica ayudamos a «vaciar» las emociones negativas. El ejercicio lo puedes realizar cuantas veces quieras y no tiene ningún efecto secundario sobre la persona que estas «poniendo a caldo». Te ayudará a liberar tensiones y cuando le veas y te diga alguna «tontería», siempre podrás sonreír y pensar que tu ya te has encargado de «darle un buen repaso antes»
 
 
3. Lo más importante tómate la vida con humor que son dos días. Intenta poner tu atención hacia aquello que te guste: preparar la comida de Papá Nöel, achuchar a tu sobrino, comer los ricos manjares de las fiestas…
 
Este post, escrito con tono de humor, es para ayudarte a sacar una sonrisa, y sobre todo no te agobies por estos pequeños conflicto. Pon en práctica los consejos!!!
 
 
Espero que te haya gustado este post, te deseo FELIZ NAVIDAD
 
Como siempre si te ha gustado dame un g+, comparte y comenta
 
Nos vemos en la red
 
 

Comprendiendo el mundo infantil

Querido lector hoy estoy muy contenta, llevo un mes trabajando en la elaboración de vídeos y hoy al fin han visto la luz.
 
Estos vídeos los he hecho con todo mi cariño, y pensando mucho en servirles de ayuda y resolverles sus dudas sobre el MUNDO INFANTIL.
 
Para ello, Inauguramos el canal de YouTube con 8 vídeos y un cuento.
 
De corazón espero que les guste y lo compartan con aquellos que les sirva de ayuda.
 
El cuento se llama «El pequeño Rey destronado«, narra la historia de Marcos, un chico corriente de tres añitos que va a tener una hermanita: ¿Cómo se lo tomará el pequeño Marcos?, ¿cómo ayudarán sus padres al pequeño?, ¿Por qué tiene celos el pequeño Marcos si le quieren igual que a su hermana?…. La respuesta a estas preguntas y muchas más las encontrarán en los vídeos explicativos que les muestro a continuación.

¿Por qué elegí ser Psicóloga Especializada en Oncología y Cuidados Paliativos?

Querido lector, voy a responder a esta pregunta que es muy común entre la gente que conozco.


Desde muy pronto tuve claro que quería ayudar a la gente en situaciones críticas, me maravilla nuestra capacidad de cambio de actitud y de aprendizaje. Esto es algo que tú también has vivido, todos hemos pasado por retos que nos han ayudado a superarnos para mejorar la versión de nosotros mismos.


Durante la Licenciatura de Psicología Clínica y Salud tuve la suerte de leer un artículo en el que explicaban que existían unos hospitales especializados en tratar a niños que se encontraban en un estado de enfermedad muy grave, y en su mayoría terminal.


La esencia que me cautivó de estos centros es que cuidaban a los pequeños con una visión integral sobre su ser. En este lugar sus padres dormían con ellos, traían sus juguetes, podían jugar con los hermanos, y el equipo sanitario terminaba desarrollando su labor profesional bajo una mirada diferente…


El miedo al dolor, sufrimiento y la muerte es innato en nosotros, todos tememos a los cambios, a sufrir y a nuestro final, compartiendo este sentimiento universal comprendí que debía aprender una lección muy dura…


Me preguntaba…qué puede hacer un Psicólogo ante tanto dolor y sufrimiento…

Finalmente cuando llegó el momento de decantarme como profesional «fui de cabeza» a la especialización Oncología y Cuidados Paliativos…después de varios años conociendo pacientes, familia, Psicólogos, Oncólogos, DUE´S,…agradezco de corazón todo lo que he podido aprender, porque HOY soy mejor profesional gracias a sus aportaciones.