Entradas

¿Qué relación hay entre la falta de aire y la ansiedad?

¿Qué relación hay entre la Ansiedad y la Falta de Aire?

En este post vamos a despejar dudas que te van a ayudar a sentirte mejor. Vamos!
Abrimos el post respondiendo a una pregunta muy frecuente y que esconde una angustia muy importante en la persona.

 

¿Realmente me falta el aire cuando sufro una crisis de ansiedad?
Es una de las preguntas «top ten», es lógico porque el ser humano es curioso pero a la vez nos da miedo conocer la verdad. La respuesta es NO. No te falta el aire es una sensación subjetiva (muy angustiosa),
¿Por qué tengo esa sensación de falta de aire?
Cuando se sufre ansiedad nuestro cerebro está un poco despistado, mejor dicho muy despistado…bueno está muy confundido. Este órgano tan imponente se encarga de nuestra supervivencia y va a movilizar todos nuestros recursos internos para resolver la incertidumbre o la amenaza, por eso sudamos, el corazón late más deprisa y/o focalizamos la atención en los estímulos relevantes para mantenernos a salvo.
Nos está preparando para salir corriendo o luchar y eso requiere de un gasto energético, de sustancias químicas y de hormonas importante.
Pero cuando tengo un problema de ansiedad, quiere decir, que cuando la amenaza ha desaparecido mi cerebro no opina igual y deja el sistema alarma encendido. Por eso te sientes tan tenso, nervioso, puede que incluso te asustes con facilidad…vamos que incluso estar relajado es algo que te asusta por si pasa algo o pierdes el control de alguna situación.
¿Y qué tiene que ver esto con mi respiración?
TODO. Nuestra respiración refleja nuestro estado emocional, como lo LEES.
¿No me crees?
Perfecto, prueba y experimenta! Eso es lo más importante. Vamos a jugar a observar cómo cambia nuestra respiración a lo largo del día, y qué relación tiene con mis sentimientos.
Es una forma muy bonita de re-conectar la mente y el alma.
¿Por qué tengo esa sensación de falta de aire?
Verás querido lector cuando respiramos y nos sentimos “relativamente normales” quiere decir que hay un equilibrio entre el oxígeno que inspiro y el dióxido de carbono (CO2) que expiro.
Resultado de imagen de respirarCuando tengo ansiedad mi corazón late más deprisa, sudo y mi respiración se vuelve agitada y entrecortada. Tengo una respiración superficial, realizo varias inspiraciones pero cortas y el aire se queda solo en el pecho. Por tanto no tengo una falta de oxígeno sino de CO2. Pero tu tienes la sensación de que algo va mal en la respiración y tu mente dice: Aquí falta aire! Terror! Coge más aire! Vamos tu vida está en peligro!
Pero tu cuerpo que es muy sabio trabajará para restaurar ese desequilibrio y lo va a hacer con síntomas muy desagradables como mareos, palidez, inestabilidad, hormigueo o entumecimiento de extremidades.
¿Y por qué hace eso el cuerpo, no ve que yo me asusto más?
Verás hay una relación directa entre el nivel de CO2 en los pulmones y en la sangre. Cuando el nivel de CO2 en sangre disminuye el cerebro ordena reducir el impulso de respirar. La sobrerrespiración muy intensa puede generar APNEA (detención total de la respiración) que no es perjudicial y tiene por objetivo retornar la respiración al estado normal. Además provocará otros síntomas desagradables, por ejemplo; la sangre se alcaliniza se estrecharán ciertos vasos sanguíneos, lo que hace que llegue menos oxigeno a algunos tejidos. Todo esto provocara síntomas como: taquicardia, mareo, hormigueo, debilidad en piernas, visión borrosa etc…, Efectivamente, esos síntomas los interpretamos erróneamente (lógico porque nunca antes habías visto este maravilloso video ?). Si me mareo creo que me falta aún más aire ¿cierto?
Pero fíjate tu estás hiperventilando (sobreactivando tu organismo) y el organismo te responde con síntomas que te obligarán a parar para que dejes de respirar así. Y el pueda restaurar el equilibrio.
La gran angustia que acompaña este síntoma facilita que se de una crisis de ansiedad. Toda crisis de angustia cesa porque tu organismo trabaja para restaurar el equilibrio. Lo que pasa es que que el proceso es muy duro. (ya podrían haber inventado otra forma).
¿Qué puedo hacer cuando tenga esta sensación?
Pues ya acabas de hacer algo muy importante que es LEER este post. Ahora sabes que tu vida no corre peligro, y que no tienes un déficit de oxígeno sino de CO2. En situación de crisis lo mejor es poner una bolsa de entre la nariz y la boca como se indica en el video, de esta manera restauras el equilibrio entre Oxígeno y Dióxido de Carbono.
Ataque De Panico De Sheldon GIF - Nervioso Nervios Nerviosa GIFs
Muchísimas gracias por tu tiempo. Espero que te haya gustado y te haya ayudado. Recuerda compartir para que la información llegue a la gente que lo necesite. 

Psicologia y bienestar emocional. Canal de youtube. Blog. Patricia María García Gallego. Psicología Sanitaria

 

¿Qué relación hay entre la ANSIEDAD y la ADRENALINA?

Hola querid@ lector@ en esta entrada vamos ha hablar sobre la relación que hay entre la Ansiedad y la adrenalina.

Cuando escuchamos la palabra adrenalina nuestro cerebro suele relacionarla con alta motivación y rendimiento, con procesos intensos donde nuestro cuerpo y nuestra actividad mental debe dar lo máximo de nosotros mismos. Y efectivamente, así es, la adrenalina va a intervenir en este proceso pero también veremos qué ocurre cuando liberamos esta sustancia demasiado tiempo en nuestro cuerpo como ocurre cuando padecemos ansiedad patológica o estrés crónico.

¿Qué es la Adrenalina?

Es una sustancia que se encuentra en nuestro organismo y es bastante polivalente, por un lado es una hormona pues viaja por el torrente sanguíneo y así puede llegar a todas las partes del cuerpo. Y en segundo lugar es un neurotransmisor, es decir es una de las sustancias que hace posible la comunicación entre neuronas.
neurotransmisores activos en el cerebro


¿Cuál es su función?

Activarnos! Nos va a preparar para luchar, para huir o para enfrentar la situación que estemos viviendo. Es decir que está presente en situaciones de alerta o amenaza pero también en aquellas donde si somos ágiles y rápido tendremos una recompensa. Nos ayuda a activarnos física y psicológicamente.
Dato curioso! De hecho la adrenalina o epinefrina se usa cuando hay un paro cardíaco para estimular y potenciar el latido del corazón.
¿En qué parte del cuerpo se encuentra la adrenalina

Resultado de imagen de glandulas suprarrenalesLa adrenalina sale desde las glándulas suprarrenales, como el mismo nombre indica son unas glándulas situadas encima de los riñones. El sistema nervioso central(SNC)  dará la orden de liberar la adrenalina a través de los nervios que vienen de la médula espinal. De manera que la glándula recibe la orden o estímulo y libera la adrenalina en la sangre, la adrenalina ira a los órganos diana que le haya indicado el SNC.



¿Qué ocurre en mi cuerpo cuando libero altas cantidades de adrenalina?

  • Tiene un impacto muy interesante en nuestro metabolismo pues maximiza nuestros niveles de glucosa para que pueda ser usado por el cerebro.
  • Favorece la descomposición del glucógeno, la energía que usan los músculos y otras partes del cuerpo para momentos más demandantes físicamente.
  • Aumenta nuestro ritmo cardiaco. El corazón se adapta a nuestra demanda y esfuerzos por eso ante el estrés y la ansiedad incrementa su ritmo para bombear más sangre, mejorar nuestra cantidad de oxigeno
  • La tasa de respiración, aumenta, igual que cuando hacemos ejercicio físico, y lo hace para oxigenar mejor la sangre y rendir más físicamente.
  • Los vasos sanguíneos relacionados con los órganos vitales se ensanchan, mientras que los vasos sanguíneos más cercanos a la piel se comprimen por eso a veces cuando tenemos ansiedad o estamos estresados tenemos un aspecto más pálido.
  • Dilata las pupilas para que entre más luz y ser más conscientes de lo que ocurre a nuestro alrededor
  • A nivel psicológico estamos en estado de alerta y somos sensibles a los estímulos del entorno y los propios

Dado que necesitamos ahorrar energía también va a ahorrar en algunos procesos como:

  • Ralentiza el movimiento intestinal y la absorción de nutrientes.
¿Qué ocurre cuando los niveles de adrenalina son muy altos y se prolongan en el tiempo en exceso?
Como bien intuirás en exceso seguro que no es bueno, y así es. Todo lo descrito anteriormente que supone un ventaja adaptativa ahora se va a transformar en síntomas que generan angustia.
  • La dilatación se puede transformar en visión borrosa o doble.
  • La frecuencia cardíaca será más intensa dando lugar a extrasístoles o frecuencias cardíacas sin que seamos conscientes de un estímulo amenazantes.
  • La tensión muscular puede convertirse en contracturas.
  • Agotamiento mental, dificultades para dormir o concentrarnos.

La adrenalina es el turbo de nuestra vida, es la sustancia que nos ayuda a llegar donde queremos y a conseguir nuestras metas, siempre y cuando esté presente «en su justa medida» (como todo en esta vida). Para que no haya un desajuste es muy importante estar en contacto con nuestro cuerpo y nuestra mente. Vivimos en una sociedad donde nos identificamos más con lo que hacemos que con quienes somos. Hay una serie de ejercicios que pueden ayudare a re-conectar como: meditar, hacer yoga o pilates.
Muchas gracias por tu tiempo. Espero que te haya gustado y ayudado. Comparte para que llegue a gente que necesite conocer información. 
Nos vemos en la red

Cargando las pilas con Mindfulness

Acabamos de comenzar la rutina escolar, las actividades extraescolares, el reencuentro con compañeros y profesores, cambios de clases… vamos a aprender como gestionar todos estos cambios desde una actitud tranquila y desde la gratitud.
Estamos muy contentos de anunciar la tercera edición del taller de Mindfulness en el centro Philes Psicología y Fisioterapia Philes (Seseña). El año pasado fue un éxito los peques aprendieron varios tipos de meditación para hacer en casa y ejercicios para realizar con sus padres. 
La experiencia nos indica que los niños que parecen más intranquilos son quienes mayores beneficios obtienen porque en Mindfulness encuentran una herramienta que le proporciona paz y le ayuda a conectar con emociones de alegría y confianza.
Centro de Sanitario Psicología y Fisioterapia Philes. Talleres Mindfulness
¿Cómo van a aprender?

JUGANDO que es la mejor manera que tenemos las personas de aprender porque nuestras neuronas están muy receptivas. Además se crearán anclajes muy positivos gracias a las emociones de bienestar y gratitud con las que conectarán a lo largo de las clases.
Metodología

Cada semana se organiza una actividad lúdica destinada al aprendizaje de los beneficios de Mindfulness y de cómo integrarlos en su vida cotidiana. 
Pero por experiencia os adelanto que los niños no son los únicos que harán Mindfulness en casa, los papis lo probáis y os engancháis. Es una actividad maravillosa para realizarla en familia porque fortalece vuestros vínculos.
Los niños salen con una sonrisa de «oreja a oreja».

Embarazo y felicidad…¿es obligatorio?

Es común que cuando una mujer queda en estado su entorno cambie, la gente mira a la futura mamá con otros ojos, las conversaciones comienzan a centrarse en su estado de salud y la del bebé, y así poco a poco se inicia un cambio a nivel social, que se suma al propio cambio de la mujer como ser humano, profesional, pareja etc.
Es habitual que entre los círculos sociales se escuchen frases o comentarios del tipo: » la maternidad es una periodo de plenitud para que la mujer se sienta realizada y en el que no hay otro estado que la felicidad».
Personalmente cuando escucho esto o frases similares se me eriza la piel. Pues en esas palabras hay mitos, y unas creencias que exigen a la mujer un «deber sentir» que a veces puede ser real o no, y si lo es no dura todo el embarazo. Ya lo sabes: «La vida está hecha de momentos».
Pero la futura mamá a veces deja de seguir su propio sentido común y entra en este círculo de creencias y exigencias, queriendo con ello ser el perfil de buena madre, y al final termina confundida y a veces bastante deprimida por no cumplir las expectativas que el entorno pone sobre «como debería vivir su proceso»
Querida futura mamá, tu sabiduría es tu mejor consejera.

Vamos a empezar por el principio, suponiendo que hablamos de un embarazo deseado.

En primer lugar la madre experimenta multitud de cambios físicos y biológicos en penas un año (vamos a ceñirnos solo al embarazo, el post-parto también es un momento de muchos cambios). Nos encontramos a una persona sometida a cambios hormonales, lo que conlleva alteraciones en el estado anímico, sobre peso, imagen, en su vida laboral, social, de pareja, se revaluará a sí misma como futura proveedora de cuidados de un ser indefenso y que va a depender en gran medida de ella…¿quién da más?
Esta claro que la mujer se encuentra en un proceso de creación, pero también de vulnerabilidad psicológica, pues entorno al 15-20% de las mujeres son diagnosticadas de un trastorno de salud mental a lo largo del periodo perinatal (periodo que abarca desde el embarazo hasta el primer año de vida tras el alumbramiento). 


Es muy habitual que existan momentos en los que la madre dude de su capacidad para hacer frente a un cambio tan drástico en su vida, y en otros momentos sentirá que es bello reto al que sabrá responder en su debido momento, y por qué no habrá mamás que consigan instantes de «permitirse» equivocarse porque como todo en la vida, «no se nace aprendido»
Y esta situación si es coherente a la realidad, una realidad llena de incertidumbre, de la cual nacerán nuevos recursos y fortalezas, gracias a nuestro querido compañero de vida, el estrés.
Es importante que la madre se sienta acompañada y querida a lo largo de este deseado proceso, escucharla cuando duda, abrazarla y apoyarla. El padre es clave, es parte del proceso, será una persona con un lugar muy especial y único, en la vida de la madre y de su futuro retoño.
Si estás embarazada, es deseado y tu entorno te apoya pero a pesar de eso hay momentos de llanto y sufrimiento pero son eventuales es algo normal, no vas a ser una mala madre por eso. Ante todo eres un ser humano que siente. Pero si este estado de ánimo se prolonga más de una semana consulta con tu médico o acude a un psicólogo, cuando antes te oriente un profesional antes volverás a la normalidad, más sabia y renovada. 
Tu valor y capacidad para ser madre no son cuestionables aún cuando pasas por una depresión o un proceso de ansiedad, que no te de vergüenza y pide ayuda recuperar tu bienestar. Eres muy importante.

Decidiendo quien ser…


Decidiendo quien ser…

Una cuestión transcendental que nos moviliza a todos, en algún momento de nuestras vidas.

El ser, es parte de la luz, el no ser es parte de la sombra, pero los dos igual de importantes en la vida.

Sentir que te distancias de ti, sentir que no eres quien tu crees que los demás esperan… genera confusión y agustina, algo que mantenido en el tiempo puede desencadenar en un problema de salud como la ansiedad o los dolores.

Cuando no tenemos experiencia en el ser, queremos resolver y abarcar todo de golpe, nos imponemos regresar a nuestro ser, cuando hemos perdido la brújula y la dirección, y esa auto exigencia nos hace caer en una trampa del ego, que conduce a más caos y confusión.

Esta circunstancia no es buena ni mala….simplemente ES. Ante nosotros se brinda la oportunidad de volver a investigar, a través de la angustia, a través de la duda. 

A través del sentir te volverás a encontrar, porque el camino más auténtico del SER es ESTAR.

Comparte si así lo sientes 

¿Te atreves a despertar?


La coherencia del ser I

Desde el camino que construyen nuestros ancestros,
generaciones por detrás de nosotros.
Hay unos cimientos que cavilan entre hilos, 
que recorren montañas y atraviesan varios ríos.

Desde la escasa toma de consciencia que alcanzo a tener,
siento varias generaciones que actúan a través de mi ser.

Siendo un actor, sin sentirme, sin amarme, 
sin saberme… 
tan sutil que ni yo, sin saber por qué, 
no alcanzo a reconocerme.


Psicología y Bienestar Emocional. La coherencia del ser I
Aún sintiendo que no soy yo quien actúa me dejo mover y consiento,
mi fidelidad al sistema, mi necesidad de pertenencia me hacen caer,
en una trampa, en una creencia irreal, que me deja casi sin aliento,
al borde de la enfermedad, cerca de un profundo malestar.

Entonces, la crisis entra en juego, y me dice al saludar:
 – «tú decides…¿te atreves a despertar?»


Psicología y Bienestar Emocional. Coherencia del ser 

Patricia María García Gallego.

Comparte para que otros también puedan despertar 

¿Qué beneficios tiene practicar Mindfulness durante la infancia?

Hola querid@ lector/a bienvenid@ al blog de Psicología y Bienestar Emocional, estamos muy emocionados de anunciarte la nueva edición del curso de relajación y meditación infantil.

¿Qué es Mindfulness?
Es un proceso meditativo con el que vamos a reeducar nuestro cerebro, vamos a enseñarle poner «atención plena al momento presente». De esta manera la mente vive en el tiempo actual, en el presente, evitando que se ancle en el pasado o el futuro.
¿Y qué beneficios tiene para los niñ@s?
Gracias a la reeducación cerebral los hemisferios cerebrales aprenderán a sincronizarse. Esto tiene un efecto directo positivo en la creatividad y búsqueda de soluciones.
Al aprender a centrarse en el momento presente mejorará su capacidad de autocontrol, su sensación de bienestar y paciencia.
La meditación tiene un efecto secundario genial, la relajación, al conseguir observa su mente sin perjuicio y ayudarle a quedarse en el presente, aumentará su conciencia, su concentración y habrá aprendido una técnica para generarse paz y gestionar su estrés.
¿Cómo aprenden a mindfulness?
Pues como aprendemos los seres humanos, JUGANDO. Los participantes pasarán un rato agradable y divertido en una atmósfera de paz, en la que podrán practicar lo aprendido.
Psicología y Bienestar Emocional. Beneficios Mindfulness en la infancia.
Centro Sanitario de Psicología y Fisioterapia Philes.
¿Dónde se realizará?
En el centro Philes, Seseña (Toledo)
Comenzamos el viernes 15 de abril a las 17:00.
Reserva tu plaza.
Gracias por compartir la información.

TALLER PARA COMPRENDERNOS MEJOR: HABILIDADES SOCIALES

Hola querid@ lector/a te traemos información de nuestro nuevo taller de Habilidades Sociales para adolescentes.
La adolescencia es una etapa de la vida 
es la que hombres y mujeres experimentan 
cambios físicos, psicológicos, emocionales y 
sociales. La adolescencia se inicia con la 
pubertad y concluye cuando estos cambios 
alcanzan mayor estabilidad alrededor de los 
19 años. 

Se caracteriza por ser una edad llena de altibajos, amores intensos, preocupaciones y miedos, la búsqueda de la identidad. La relación con los demás es clave para un desarrollo socio-afectivo completo, y para eso queremos ayudar a los jóvenes a desarrollar sus habilidades sociales, que les ayudarán a ganar en seguridad, empatía y confianza.

¿Cómo se desarrollan las clases?
Las clases las realizamos en el Centro Sanitario de Psicología y Fisioterapia de Seseña. Son tres clases de una hora cada una. 
¿Cuáles la metodología?
La gran ventaja de los grupos es que podemos poner en práctica la teoría, en un entorno de confianza y complicidad como la que se crean en este tipo de talleres, con compañeros que ayudarán a los otros a mejorar y a sí mismos. 
Realizaremos ejercicios dinámicos que les inviten a reflexionar sobre cómo mejorar sus relaciones y a ser más felices en el ámbito social.
Si necesitas más información contacta con nosotros por el Hangouts Patricia María o en el teléfono 91-137-11-53

Gracias por vuestra confianza

Monográfico Psicología de la Muerte: El duelo; ¿Cómo se manifiesta?, ¿Cómo elaborarlo de manera sana?

Querid@ lector/a les dejo con la tercera monografía sobre Psicología de la muerte en la que vamos a tratar el duelo, cómo se manifiesta y cómo ayudar a alguien que está en duelo.


El duelo
Las personas afectadas por la muerte de un ser querido presentan unos síntomas característicos y siguen una serie de etapas para la asunción de la pérdida. A veces se presentan dificultades añadidas que frenan el proceso y lo hacen aún más duro, pero esta sensación sobredimensionada de luto puede superarse con un planteamiento y apoyo adecuados. Nuestra cultura actual dificulta la elaboración del duelo, pero somos seres inteligentes dotados de un gran instinto de supervivencia, y por ello sabemos reaccionar ante las dificultades y sobreponernos a ellas. Y si no, aprendemos. La tragedia ha ocurrido, pero la vida continúa y las exigencias que la cotidianeidad nos presenta requieren de toda nuestra atención, entusiasmo y lucidez. Una correcta elaboración del duelo permitirá al afectado reintegrarse a su vida normal con la energía necesaria.
Cómo se manifiesta el duelo
Los síntomas son parecidos a los de las depresiones mayores: tristeza, trastorno del sueño, alteraciones del apetito y la libido, pérdida de peso… También disminuye el interés por el mundo exterior, sobre todo en lo que recuerda a la persona fallecida. Y sobreviene el desinterés por el trabajo, por encontrar nuevas relaciones, además de manifestaciones de angustia, sentimientos de culpa, apatía, falta de esperanza, e incluso -en casos graves- los pensamientos de suicidio.
Además, surgen síntomas físicos como cefaleas, úlceras, problemas respiratorios, palpitaciones, sudoración, y disminución de las defensas del organismo.
Los pasos de la elaboración del duelo son:
·         Incredulidad. Es la primera reacción ante la noticia de la pérdida, acompañada de aturdimiento (“esto no me está pasando a mí”). Nos alejamos de la realidad, en un intento de paliar el dramático acontecimiento.
·         Agresividad, ira. La persona se vuelve irascible, con reacciones de descontento, y resulta difícil de tratar. Adopta actitudes críticas frente a quienes le rodean y se pregunta por qué le ha tenido que tocar esta desgracia.
·         Depresión. Actitudes de apatía y silencio. Va haciéndose a la idea de que la pérdida es irreversible y va dejando de aferrarse a la imagen del ausente. Es una triste y silenciosa resignación.
·         Aceptación y paz. Se asume serenamente la ausencia. Comienza la persona a centrarse y vuelve a sus actividades cotidianas.
El duelo
¿Y si el duelo se convierte en patológico?
Para superar el duelo hay que vivirlo, tenemos que concedernos la oportunidad de sufrir sus consecuencias. Y comprender la tristeza de quien lo sufre, por muy acentuada o exagerada que parezca.
Pero si el duelo no se elabora correctamente – no se han vivido algunas fases, o se han interrumpido o se han reprimido emociones dolorosas-, pueden surgir síntomas patológicos, relacionados con la necesidad de permanecer unido al ausente.
Veamos los indicadores del duelo patológico.
·         Sentimientos de culpa. Se siente culpable de la muerte, de no haber hecho lo posible por evitarla, de no haber sido suficientemente diligente o afectuoso con el fallecido.
·         Pensamientos de muerte. El vivo debería haber desaparecido junto al fallecido, o incluso haber muerto en su lugar.
·         Sentimientos de inutilidad. Ya nada tiene sentido, sin el difunto la vida carece de interés, sin él o ella nada es igual, no vamos a poder hacer frente a la vida.
·         Experiencias alucinatorias. Como oír la voz del fallecido o ver fugazmente su imagen.
·         Sensaciones de padecer la misma enfermedad de la persona difunta, en un trasvase del problema que causó la muerte del ser querido.
·         Confusión. Algo profundo está cambiando en el fondo de sí mismo y en el mundo.
·         Lentitud psicomotora y deterioro de algunas funciones orgánicas.

Errores frecuentes ante la pérdida de un ser querido
Pensar que no debemos conocer los detalles de la muerte ni ver el cadáver.
Aunque resulte duro, saber los detalles de la desaparición de la persona amada ayuda a aceptar la realidad de la ausencia. La falta de información puede generar confusión y fantasías irreales.

Creer que cuando se demuestra rabia, dolor o desesperanza mediante el llanto desgarrado o los gritos, se está más expuesto a la depresión. 
La expresión de estos sentimientos es necesaria, porque permite que se procese la pérdida y se elabore el duelo, aunque puedan percibirse como manifestaciones exageradas o propias de culturas o países poco desarrollados.

Pensar que cuando la persona muere se pierde su recuerdo. 
El recuerdo y las vinculaciones emocionales no desaparecen. Permanecen, y aparecen en forma de recuerdos pasajeros o sueños.

Pensar que, para superar el dolor cuanto antes, debemos volver inmediatamente a nuestros quehaceres cotidianos. 
Conviene que nos demos un tiempo para reflexionar y para vivir el dolor sobrellevando el duro proceso emocional que supone la pérdida.

Considerar que el afecto por el ausente debe expresarse con mucha moderación. 
Aunque en nuestra cultura se valoran la firmeza de carácter y la entereza, debemos permitirnos expresar libremente las emociones dolorosas.

Mantener que conviene no hacer partícipes a los niños de estas situaciones de luto 
Los niños son tan capaces como los adultos para elaborar los duelos. No les ocultemos la realidad. Deben aprender a superar pérdidas que, antes o después, llegarán.



Cuando se muere un ser querido…

Es muy conveniente desahogarnos con alguien que pueda entender y compartir nuestro dolor. Pero no seamos demasiado exigentes, es difícil que quien no se ve directamente afectado comprenda la dimensión de nuestro dolor.
El sufrimiento no desaparece ni se reduce poniendo tierra de por medio, alejándose de la situación dolorosa o de lo que nos remite al ausente.
Más que cambiar las circunstancias externas, conviene modificar los procesos mentales que llevan a la aceptación de la realidad. Después de ese cambio mental, y permaneciendo lúcidamente en la situación real, ya se pueden hacer viajes, o cambios en el hogar, o cualquier otra cosa.
Conviene que el afectado conozca las fases del proceso de elaboración del duelo, para que las acepte como algo normal.
Tan poco aconsejable es conservar tal cual estaban todas las pertenencias del fallecido, como hacerlas desaparecer. Lo adecuado es que el doliente se quede con los recuerdos más significativos del ausente y prescinda de los demás.
Cuando aparezcan los síntomas del duelo patológico, conviene acudir al médico de cabecera. Y, si es necesario, al psicólogo.

Gracias por tu tiempo, si te ha gustado y crees que puede ayudar a otra persona comparte, comenta y dame un g+

Monografía de Psicología de la muerte: los problemas psicológicos que derivan de la muerte.



Querido/a lector/a deseo compartir
contigo una serie de reflexiones e investigaciones que realicé sobre la muerte
cuando cursaba mi licenciatura en psicología. Mi interés por como ha
evolucionado el concepto de muerte en occidente me llevó a escribir un trabajo
para la asignatura de sociología que les mostraré en varios capítulos.
La muerte es algo que todos tenemos
asegurados en nuestro destino, pero algunas personas preferimos vivir como si
tal no existira, otros sentimos terror ante el final y otras personas deciden
incluirla como una fase más, y le ayudan a vivir mejor el presente.
Sinceramente, creo este interés fue uno
de los factores que me llevaron a estudiar la especialidad de psicooncología y
cuidados paliativos, hoy día comprendo que el miedo, el rechazo o la aceptación
hacia nuestro final son fases que pueden variar a lo largo de nuestra vida. Al
fin y al cabo, la vida es cambio, el ser humano evoluciona gracias a sus
experiencias y eso le posiciona en diferentes lugares en su vida, momentos que
le llevarán a temer por su vida o situaciones que les ayudarán a aceptar la
muerte como parte del ciclo de la vida.
La muerte es un aspecto de la vida de una significación profunda y en todas las
épocas su existencia ha desconcertado tanto al hombre de Oriente como al de
Occidente. Es posible aproximarse a ella desde diferentes ángulos. Aquí
trataremos especialmente los problemas psicológicos que surgen en nuestra vida,
provocados por el concepto de la muerte, las actitudes hacia ella y el hecho de
morir.

La muerte en tanto que tabú

En Occidente, el fenómeno de la muerte es un tabú para la mayor parte de la
gente. Hasta hace poco, los conceptos psicoanalíticos de las actitudes hacia la
muerte y del temor de morir que de allí se derivan eran dominantes. Los
sentimientos a propósito de la muerte eran esencialmente manifestaciones de una
realidad anterior, o sea, la angustia de la separación de la madre o los
conflictos relacionados con el complejo de castración. Tales desplazamientos
clínicos podían producirse y los temores sobre la muerte eran fenómenos
secundarios.

Sin embargo, nuevos estudios sugieren de manera creciente que lo contrario
podría ser más exacto. Stanilav Grof dice que el concepto actual de la muerte y
la reacción de los moribundos, caracterizada por una represión y una negación
masivas, parece ser un producto anexo de una industrialización que crece
rápidamente con un acento excesivo sobre el pragmatismo, una filosofía
materialista y una orientación general hacía el éxito y el triunfo. El
continúa: «Una confrontación íntima con la muerte, agregada a una angustia que
se desencadena, profundamente arraigada biológicamente, unida al instinto de
supervivencia, parece representar un llamado penoso a las últimas limitaciones
de los esfuerzos del hombre por controlar 
y dominar la naturaleza».

Problemas psicológicos

El hombre no puede escapar a la confrontación con la muerte. En su aproximación
a este desenlace encuentra que no tiene más que dos posibilidades: o bien hay
una vida después de la muerte, o no la hay. En cualquiera de estas dos formas,
el hombre occidental concibe ordinariamente su propia muerte como una extinción repentina, como algo que llega a su cuerpo sin beneficio alguno.
Esta actitud le hace llegar hasta las últimas posibilidades de prolongación de
su vida física, lo que funciona como una especie de control psicológico
colectivo, haciéndole fijar su atención sobre los aspectos cuantitativos de la
vida humana, ignorando a menudo los valores cualitativos.

Pueden crearse otros problemas por la actitud de los adultos hacia la muerte.
Para mantener a los niños a resguardo de la existencia de la muerte, los padres
pueden mantenerlos separados de las realidades del fin de la vida humana. Se ha
demostrado que esto es una actitud ineficaz y nociva. En verdad, esta manera de
actuar entorpece el desarrollo emocional del niño y manifiesta más las
angustias de los adultos en relación a la muerte, que la capacidad de los niños
de hacer frente a esta realidad.

El humor depresivo, el temor de la pérdida, el insomnio, los síntomas
esquizoides y diversas perturbaciones psicosomáticas revelan su parentesco con
la inquietudes en relación a la muerte. Incluso, varios investigadores han
llegado a la conclusión que el temor a la muerte es el factor traumático más
típico para desencadenar una demencia senil.


Conocimiento y muerte

Entre otros: Feifel, Eissler, Johnson, Spielberger, Kübler-Ross han demostrado
que el pensamiento de la muerte es una fuente de angustia para el hombre. La
ansiedad es un estado caracterizado por sentimientos subjetivos conscientemente
percibidos de aprensión y de tensión asociados a una activación del sistema
nervioso autónomo. El estado de ansiedad causa cambios cognitivos y de
percepción. El resultado primario del temor de la muerte, trayendo como
consecuencia el desarrollo de estados de ansiedad, es una distorsión
fundamental de la manera en que somos conscientes del mundo. Este temor nos
impide concebir la muerte como un fenómeno natural, como el destino de todos
los seres sensibles y como un desenlace fundamental en la naturaleza en su
proceso constante de transformación de todas las cosas.

Por otra parte, el instinto de conservación, una de las causas primeras de este
temor, puede tener su origen en el anhelo inconsciente del hombre de ser
eterno. Para enfrentar, en un estado ordinario de consciencia, a este modo de ser «eterno», el hombre niega la muerte, dándole una connotación
de tabú. Probablemente, este deseo inconsciente de ser eterno es una de las
razones más poderosas por la que el hombre se interroga sobre la naturaleza de
la muerte y del más allá. El desea aprender sobre los misterios de la muerte.
Sin embargo, su capacidad real de aclarar esta interrogante al interior de su
modo de conocimiento del universo le parece que está más allá de su poder. El
se siente vencido ante tal dilema y puede llegar a experimentar miedo,
reprimiendo su búsqueda. En este contexto, don Juan (Castañeda) dice: «El temor
es un enemigo terrible, tramposo y difícil de dominar. Él permanece oculto en
cada recodo del camino, merodeando, esperando. Y si el hombre, aterrorizado por
su presencia, huye, su enemigo habrá puesto un término a su búsqueda.»

Una razón probable del temor de la
muerte





En un estado ordinario de consciencia, nosotros asimilamos e interpretamos las
percepciones de los sentidos en unidades de significación. Contemplamos el
mundo alrededor de nosotros y nuestros ojos seleccionan ciertas informaciones
que serán más tarde «archivadas» como una representación parcial de la realidad
física. Nuestros sentidos no son capaces de asir la totalidad de la forma en la
que se manifiesta la existencia – cambiante e intercambiable – del universo
exterior e interior. Vemos el mundo como compuesto de cosas diferentes,
separadas las unas de las otras por el espacio, y en consecuencia somos
conscientes de una imagen del universo en tanto que entidades más o menos
estáticas. Si contemplo, por ejemplo, el sólido y bello edificio del
Parlamento, tendría la experiencia de esta construcción como de algo casi
eterno. No pensaría por un instante la posibilidad de que los agregados que
componen ese determinado edificio no estaban allí hace 500 años, y tampoco
pienso en que esos agregados de moléculas y de átomos estén en movimiento y en
cambio perpetuos. No puedo ver cómo ese edificio envejece, sin embargo, a cada
segundo esta construcción aparentemente tan sólida está en constante deterioro
y – aun siendo bien conservada y restaurada – a la larga esos agregados,
dispersos por el viento del tiempo, dejarán de estar allí. Este resultado
psicológico de la dimensión cognitiva nos vuelve apenas conscientes de los
cambios que ocurren del nacimiento a la vejez en el camino hacia la muerte que
se producen en nuestros cuerpos en este momento mismo. Este modo humano
específico de aprehensión de la realidad es probablemente la causa principal de
la conceptualización del universo de una manera dualista que hace una
separación neta entre el Yo y Tú, el cuerpo y el espíritu, la vida y la muerte.
Consecuencias del dualismo

Las consecuencias existenciales de esta consciencia dualista se reflejan sobre nuestro
entorno representando un amplio espectro social. Esta manera determinada de ser
conscientes puede hacer que el individuo se sienta como un ego aislado,
flotando en un océano más o menos peligroso, donde él debe obtener para sí
mismo medios específicos de sobrevivir en esa sociedad específica. Su meta –
que es fundamentalmente la meta consciente o inconsciente de todo ser humano –
será la de lograr un sentimiento de bienestar físico, psicológico y social. A
fin de alcanzar sus metas a corto o a largo plazo, él negociará con su entorno
social. Está claro que se comportará con la vida y la muerte en función de la
consciencia que él tiene de su universo. Y negociando con un universo fundado
sobre un punto de vista inadecuado – lo que es el caso de la consciencia que él
tiene ordinariamente de su ambiente y de sí mismo – obtendrá resultados
inadecuados. Puede alcanzar un bienestar provisorio pero se sentirá siempre
amenazado por su entorno y por la perspectiva de la muerte. Su contexto social
lo condicionará en todo momento para actuar más o menos en ese sentido.
Nosotros podemos observar aquí un círculo vicioso.

Gracias por tu tiempo. Si te gustó el post o crees que la información puede ayudar a otra persona, comparte.
Nos vemos en la red.